Estás leyendo...

New York City

Bienvenidos a la ciudad donde las luces hablan a través de una jungla de cristal, el gran destino turístico internacional convertido en centro de la inmigración por excelencia. Siendo una de las ciudades más pobladas del mundo, te aseguro que se puede sentir la energía electromagnética que hay en cada esquina entre ‘pecados’ y oportunidades .

New York City

NOVIEMBRE
Otoño

NORWEGIAN – Vuelos
Ruta: MAD-JFK 8horas
CLIMA
Temperatura media:

13º de máxima y 6º de mínimas

Antes de seguir, quiero advertir que en esta ciudad hay que decidir cuál es tu role en la película o ella decidirá por ti… no tengas miedo si te lo pone difícil, sacará una nueva persona de ti, si te quedas lo suficiente. Yo he vivido aquí y aunque voy a escribir sobre mi último viaje express y mis recomendaciones gastronómicas, quiero transmitir un poco lo que esta ciudad me ha enseñado que, aunque a veces no lo quiera admitir, ha sido mucho.

Esta vez nos quedamos en el hotel Row NYC, que tiene una localización perfecta si no conoces la ciudad, ya que está en pleno Times Square y la relación calidad precio para una de las ciudades más caras del mundo está genial. Tiene gimnasio 24h perfecto para combatir el jetlag y botellas de agua de envase ecológico, gratis, en cada planta del hotel.

Manhattan es una ciudad en la que hay que perderse para encontrarse una y otra vez en su sencillo y cómodo mapa. Literal, la mejor manera de conocerla es caminando por sus calles con los ojos bien abiertos, sobre todo el de la intuición… porque hay un millón de
sitios interesantes que no encontrarás en ninguna guía, esta ciudad va tan rápido que no para de reinventarse, y cada año descubro mil y un sitios nuevos.

El primer día comimos en el Habana Café, comida cubana muy buena en Soho, donde solía venir hacía tres años pero nunca fue tan divertido como esta vez, quizás por mezclar margaritas con bloody mary o porque nos atendía Nicol, la puertoriqueña, pecosa más risueña de todo NY.

Quiero recomendar especialmente las mazorcas de maíz porque se me cae la baba cada vez que las recuerdo, aunque todo está espectacular. Pasamos todo el día allí de muy buen rollo y luego nos fuimos al west en busca de Arthur’s Tavern, un antiguo club de jazz al que me gustaba venir y desconectar del ruido de la ciudad cuando vivía aquí.

Hacía un frío polar, caían copitos de nieve que se descongelaban antes de llegar y paramos en el Joe’s pizza para matar el hambre, otro top de calidad/precio. Esta imagen es la puerta del baño del Habana, fíjate bien porque es uno de los ejemplos claros la continua controversia de la

Las mejores tiendas son las que vas encontrando, por eso insisto en que hay que caminar, desde esta comunidad de viajeros vamos a apoyar siempre al pequeño comercio local. Las librerías en esta ciudad no son ninguna broma, NYC a dado cobijo a miles de escritores y su inspiración a lo largo de la historia y por esto te recomiendo un paseo con un café en mano por estas librerías y ya me cuentas

Housing Works: empresa sin ánimo de lucro que ayuda a las personas afectadas por el Sida y sin hogar.
McNally Jackson: en Nolita, una de las más activas en cuanto a acontecimientos literarios.
Three Lives & Co: Greenwich Village.
Idlewild Books: WestVillage, guías de viaje de todo el mundo y novelas ambientadas en esos lugares.
East Village Books: segunda mano y desordenado pero sobrado de encanto, para perderte horas sin que nadie te moleste.

Restaurantes recomendados durante este viaje:


The Butcher’s Daughter: en West Village y también en Soho para desayunos y brunch.
Saint Ambreous: en Soho para desayunos o brunch.
Kellog ́s NYC: en Union Sq para una merienda que te lleva a la infancia, ideal para niños y adultos golosos.
Café Select: abierto todo el día pero empieza a ambientarse por la noche.
Bar Piti: buena comida italiana y buen ambiente.
Habana Café: comida cubana y muy buen ambiente siempre.
Blue Ribbon: sushi de buena calidad en Soho
Cipriani: comida italiana para una ocasión especial, es caro, pero la calidad es espectacular.

Cambia la forma de ver las cosas, y las cosas cambiarán de forma. Esta ciudad me enseñó que todo ese ruido que había allí fuera, estaba también dentro de mí, que todo en la vida es un espejo. Me dio motivos suficientes para abrir los ojos y hacerme responsable de la forma en la que
veía las cosas, me exigió seguridad, me enseñó a querer-me mejor y aprendí a estar cómoda ante situaciones incómodas…había llegado el momento de tomar decisiones, de enfocar y de encontrar de nuevo la paz que había perdido entre borrones y cuentas nuevas.
De dentro hacia fuera, de fuera hacia dentro. Tú eres el
único responsable de cómo te afectan o no las cosas.

Comparte

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
error: Content is protected !!
Ir arriba