Estás leyendo...

Mar de nubes y barraquitos

Seguramente ya lo sabes, sabes que existe un paraíso en medio del Atlántico, se le conoce más por “la eterna primavera”, con su temperatura media de 21º grados hace del Archipiélago Canario uno de los lugares del mundo donde siempre apetece viajar. La tierra “Guanche” de los Menceyes Bencomo, Acaymo, Pelinor, Beneharo, entre otros

Viajar a Canarias es muy sencillo, lo difícil quizás sea a que isla llegar. Te propongo un recorrido por todas ellas, embárcate conmigo en estas pequeñas historias de mar y salitre, necesitarás conocer cada una porque no hay ninguna igual, aunque en sí, todas tienen cosas en común, el Atlántico que las baña, su sol, sus playas de todos los colores, sus montes, volcanes, sus gentes… Tienes tanto que ver.

Mar de nubes y barraquitos

Nuestro recorrido de hoy empieza en Tenerife, aún con mi edad creo que no he llegado a conocerla del todo, desde el cielo a la tierra tienes 3718 metros de altura, “el padre Teide” lo llaman, el pico más alto de España, un volcán dormido, tranquilo… quién sabe si algún día decida volver a despertar, mientras tanto vigila en silencio mientras los vientos alisios llevan hasta sus faldas el famoso “mar de nubes”

El teide

Puedes subir por varias carreteras, a mi particularmente me gusta más desde la Esperanza por el norte de la isla o bien si estás por el sur subir por la carretera de Arona o Vilaflor, subimos por la mañana temprano, si es posible justo antes del amanecer, vale la pena él madrugón, infórmate del tiempo antes de subir, es importante recordarte que debes de llevar protección solar ya que a más altura más incisión hacen los rayos de sol sobre nuestra piel, agua para hidratarte, ropa de abrigo y calzado adecuado, algo que comer y sobre todo una buena cámara de fotos. Existen diferentes tipos de excursiones en la zona, algunas puedes hacer de forma sencilla, otras necesitarás información o permisos.

Seguramente durante el recorrido puedas llegar a estar completamente solo, sobre todo si cuando vas es entre semanas. Si tienes la suerte de ir después de una buena nevada alucinaras con la mezcla de colores, el blanco entremezclado con los negros, amarillos y rojizos.

Una vez que terminamos nuestra visita revisamos que todos nuestros enseres vuelven con nosotros, por favor, recoge tus desperdicios y tíralos en los basureros más cercanos, vale la pena mantener toda su belleza y esplendor tal y como lo encontramos.

Bajamos por el Valle de la Orotava, por cierto, precioso… 

queso asado con mojo verde y rojo

Posiblemente después de una mañana de visita en el Teide te apetecerá almorzar y no dejarás de ver por todos lados la palabra “guachinche”, podríamos incluir una ruta de estos, pero seríamos totalmente injustos, son tantos y todos están tan buenos que vale la pena ir conociéndolos, todos los que puedas. Tendrás la sensación en muchos de ellos que “comes en el jardín de tu casa” Estos guachinches nacieron justo después de la recogida de la uva para el vino, te servían carne, queso y un buen vaso del vino que recogían de sus cosechas propias, poco a poco cogió tanta fuerza que estos lugares ya son parte de la historia de esta isla.

Sus cartas cada vez más amplias e incluyen toda la gastronomía típica de la zona, el combinado de salchichas, morcilla y chorizos parrilleros, chuletones de cerdo o bistec de ternera, escaldón de gofio, almogrote (típico de la Gomera), puchero canario , carne fiesta o ropa vieja, el plato más famoso e internacional ”las papas arrugadas con mojo picón”… y mucho más. Es importante preguntar al llegar si se puede pagar con tarjeta, no todos incluyen este servicio y deberás de pagar en efectivo.

Calles de San Cristóbal De La Laguna, Tenerife

Proseguimos nuestra ruta, es hora de llegar a San Cristóbal de La Laguna, una de las ciudades más antiguas y bellas de Tenerife, declarada patrimonio de la humanidad por la Unesco en 1999, parte de sus calles son totalmente peatonales, vale la pena caminar por ellas y perderte, imaginarte residir en aquellos tiempos, observar sus casas consistoriales, su arquitectura.

Barraquito, compuesto de leche condensada, leche natural, café, un «chorrito» de licor 43, canela y un trocito de corteza de limón.

No dudarás ni por un solo momento en sentarte en una de las tantas terrazas para tomarte un buen café o té, o bien el famoso “barraquito” una mezcla de café, leche natural, leche condensada, canela, licor y un trocito de limón, te sentarás en una terraza incluso en invierno.

Llegamos a la Plaza del Adelantado, buscamos aparcamiento en esa zona, y empezamos el recorrido por la calle Obispo Rey Redondo, sin duda una auténtica maravilla.

“Bajar o subir”, “pa ca o pa ya”, “si mi niño”, “ños muchacho” es fácil que al preguntar a cualquier persona de la zona por un sitio o dirección te digan cosas como “tú su subes pa ya” o “tu bajas pa ca”, suena raro, pero si haces caso encontrarás lo que buscas, normalmente y de forma cariñosa terminarán o empezarán las frases con un “si mi niño” o “pásalo bien mi niño» … Nos encanta y a ti seguro que también.

El día pasa y es hora de recogernos a descansar, los días en esta tierra parecen más largos, quizás por tener “una hora más de felicidad”

Comparte

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
error: Content is protected !!
Ir arriba